martes, 28 de diciembre de 2010

El más popular

Voy a empezar la entrada siguiendo la tónica de las últimas entradas en las que empiezo haciendo unas preguntas y luego desarrollo la teoría y lo importante de la entrada a fin de cuentas.
¿Qué es ser popular? ¿Cuándo es una persona popular? ¿Qué influye para ser popular?

Pues, para responder a las preguntas retomaré la tónica de las entradas de hace unos meses en las que desarrollo una idea contándoos una historia.

Érase una vez que se era, un chico gordito, bajito, de los que pasaban desapercibidos siempre, ya que estaba eclipsado por su hermano, un chico bajito, feúcho, pero con bastante carisma. El caso, es que el chico transparente veía incansable y sin quejarse como la gente buscaba a su hermano y estaba rodeado de personas, mientras él, aunque no estaba solo, no tenía tanta influencia.

Este chico, llamémoslo Saul, terminó la primaria siendo invisible  y empezó la secundaria siendo igualmente poco visible e incluso, se puede decir, un poco impopular. El hermano de éste siguió siendo feúcho y la gente se empezó a cansar de su carisma, poco a poco empezó a perder la influencia que tenía y por tanto su popularidad. En cambio Saul, empezó con las transformaciones que lo convirtieron en un hombre alto, guapo, de estos que están destinados a vivir de su físico. Como es normal, primero se le acercaron las chicas, luego se colmó de amigos y empezó a ser muy muy popular.

Terminó la secundaria siendo una persona popular y conocida, rodeado de gente y feliz; porque por fin se sentía parte de algo.

FIN
o no...

Porque yo ahora me pregunto ¿Es lógico que ese hombre sea popular simplemente por su físico? ¿Es ético? ¿Se sentirá bien? ¿Qué hay del hermano? ¿Es justo para él? ¿Por qué es la gente tan superficial?

Juzguen ustedes mismos, yo ya no tengo energía para ello, el mundo es así de lógico.

viernes, 10 de diciembre de 2010

I R E N E

PD: Ignorar mi cara de yonki empedernido

¿Cómo explicar quién es Irene? ¿Cómo definir que ha hecho esta chica por mí? ¿Cómo explayarme diciendo qué es para mí?

Pues simplemente creo que no hay respuesta, las palabras limitan mucho incluso al escritor que vive de ellas (y que conste que no es mi caso, que luego me acusan de subido). Y es que, las palabras  limitan tanto que, preguntas que aparentemente son tan fáciles de responder, no las puedo explicar de la forma que quiero.

Pero a grandes rangos, Irene es una persona muy importante en mi vida, porque ha sido un apoyo bastante grande, porque ha sido una persona que me ha hecho pensar mucho, que me ha hecho, aunque ella no lo crea, descubrir cosas sobre mí, que me ha demostrado lo qué es la amistado, que me ha enseñado que ni la distancia puede alejar a dos personas que de verdad son amigos, que me ha demostrado qué es un persona cercana, que se ha abierto a mí aunque al principio mis intentos de acercarme a ella fracasaran, y así podría seguir meses, relatando quién es ella. Y para definir qué ha hecho por mí las palabras me limitan mucho más aún, porque simplemente no encuentro palabras para definirlo, ya que ha sido una de las personas que más me ha marcado a fuego, una marca que no podré borrar nunca. Recuerdo ahora esas noches hablando con Germán de que Irene era la chica perfecta y otras muchas cosas que si las hubiera oído me hubiera querido matar... jajajaja, pero es así y así soy yo. Y a la hora de decir, qué es Irene para mí, solo puedo decir claramente que es una amiga, una compañera, una hermana, y una persona muy importante en mi vida.

Espero que la distancia y el tiempo no nos separe, porque aunque ahora no nos veamos todas las semanas y no me meta contigo cada vez que te veo, eso no quiere decir que ya no esté aquí. Al contrario, así que espero que por parte de ambos, sigamos siendo amigos, hermanos y compañeros.

domingo, 5 de diciembre de 2010

El girar del mundo


Si echas la mirada atrás, ves tus pasos, y si sigues más adelante, te concentrarás en la historia, aquello que ocurrió antes de tu nacimiento. Yo, en ese caso, aunque el titán tiempo hace mella de su inmensidad, no llego a sentir vértigo. En cambio, si miro al horizonte, a lo que viene y a lo que vendrá, al gran mundo girando, a la Tierra acompañada de sus hermanos mayores y bañada con la luz de su padre el gran Sol, me siento tan pequeño que puedo comparar mi vida con la de una hormiga, ya que en realidad no somos tan diferentes, Me siento pequeño y tengo miedo de la inmensidad, tengo vértigo por todo lo que me rodea, tanta grandeza y yo tan pequeño y tan ingenuo.

Me acuesto en mi cama con la intención de dormir pero mi mente empieza a trabajar rápidamente sin mi permiso y comienza a imaginar qué pasará cuando yo ya no esté. Pienso en cosas tan simples como aquella serie de televisión que seguirá su camino aunque yo no esté en el mundo, que seguirán cada semana emitiendo los capítulos y cuyo final no llegaré a ver, pero también pienso en cosas tan complicadas como miles de científicos trabajando para encontrar una cura para el cáncer, miles de personas tratándose el SIDA, porque la cura ya está al alcance de sus manos, pienso en los mediadores internacionales tratando conflictos. Imagino la evolución de la humanidad y la filosofía, imagino el mundo girando sin mí y me alegra ver sus avances.

Pero de repente vuelve la desesperación, vuelve el vértigo y vuelvo a imaginarme pequeño porque me pregunto quién se acordará de mí y por qué. Mi conclusión es, que quizás en los primeros años si que fuera recordado, nombrado, incluso sería el sujeto de algunas oraciones que de nada servirían, pero luego dejarían de nombrarme, de acordarse de mí. Nadie pensaría en mí, no tienen por qué, no tienen ningún motivo para hacerlo.

El mundo gira y yo no soy ni una billonésima parte de lo que el mundo espera de un héroe. Definitivamente, el mundo no es para mí, pero aún así, haré cada día que el mundo sea mi casa, mi escenario, mi cámara. Viviré cada día como si fuera el primero y seré recordado, por mucho o poco tiempo, por ser yo mismo y por ser como soy. Con mis virtudes y mis defectos. Tengo la suerte de que hasta mis enemigos me prefieren vivo.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Eran dos almas y ahora son una


Eran dos almas atadas a la lugubriedad del mundo tal y como lo conocemos. Blancas, sin rostro, sin personalidad, eran sólo una luz tenue y decidida que vagaba por el mundo de las ánimas sin nombre, como un peces solitarios que surcan el inmenso mar en busca de la preciada tierra de la que hablaron sus ancestros.
Eran dos que eran una, y al mismo tiempo eran dos almas diferentes atadas a la misma y a otra desigual. Eran dos luceros vacilantes cuya luz irradiaba ira y desconcierto. Pero un día, el destino de los hombres hizo que se encontraran por casualidad a la merced de la penumbra, cegados se hablaron y se conocieron sin llegar a verse, y los grilletes que desde antes de nacer ya decoraban sus brazos inexistentes se hicieron más fuertes ahora y llegó a sus vidas la señora dependencia. Y más fuerte se hizo esa atadura cuando una de ellas dijo pidió casi sin quererlo.
–Dime que me quieres. Dime que estarás conmigo siempre.
Y así fue, nadie volvió a pensar jamás que eran dos ánimas diferentes, sino dos caras de la misma moneda, dos partes que forman un todo.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Abyssus abyssus invocat II



Lineas de sangre caían por las paredes desde Dios sabe donde y en el techo no había ningún cuerpo chorreante, pero aún así la sangre caía por las paredes manchando el suelo y llenando la instancia del olor fétido de la carne putrefacta.
La sala era cuadrada, de paredes altas y techo recto; estaba decorada con camas desnudas sobre las que había cuerpos yacentes y exánimes, con jirones de carne decorando los huesos blancos de los esqueletos podridos. En los cabeceros de las camas había unas manzanas negras.
Se escuchabas voces apagadas, aplastadas por el sentimiento de ira y de desconcierto que la misma instancia llevaba a tener.

Llanto, un llanto audible, claramente reconocible, de una niña pequeña, con trenzas. Estaba colorada por el desconsuelo y el llanto era demasiado desgarrador para oírlo y no correr en la ayuda de aquélla pobre desgraciada. Corrí en su dirección y de pronto la visión de la realidad me aplastó casi sin querer, dos camas con cuerpos muertos moviéndose y respirando me cerraban el paso a la niña sufriente que se alejaba de la mano de un hombre vestido con una túnica negra y una capa del mismo color, con el rostro tapado.
Grité, miré a todos lados, los cuerpos, algunos sin piernas, otros sin manos, algunos otros incluso sin cabeza, se levantaban de las camas y venían hacia mí cantando el cántico que tantas veces odié por inventar yo mismo y recitarlo en determinadas ocasiones, quizá nunca debiera de haberlo hecho. “Ave Verónica, improbitas plena, ave venefica”.
Corrí hacia ningún lado porque no había puerta, grité a nadie porque ningún cuerpo podía oírme, salté hacia el cielo que no había porque tampoco había suelo. Sólo oscuridad, sólo negro, sólo gritos desgarradores y empujones hacia la muerte, sólo negrura, penumbra, penuria, sólo todo aquello de lo que siempre quise alejarme. Pero ya no podía, ya no, porque me había acercado demasiado.

martes, 23 de noviembre de 2010

Hoy, y por siempre, creo que seré actor

Hace unos días fui por un día una persona encerrada desde su niñez en una cárcel por el simple hecho de que su padre pudo vislumbrar en él una amenaza para su corona. Pues sí, así es porque ayer interpreté en un ejercicio al personaje masculino más importante de la literatura dramática española, Segismundo, de La Vida es Sueño, una obra escrita por Calderón de la Barca en el S. XVII.
Pero no es eso lo que me ha marcado, no es sólo la situación del personaje o la fama que éste tenga. Lo que me marcó fue que, de alguna manera que no llego a comprender del todo, conseguimos hacer un verdadero nexo de unión atemporal entre personajes de obras, ciudades y épocas distintas, y esa máquina del tiempo y del espacio me ayudó no sólo a comprender a Segismundo, sino a otros muchos personajes, incluyendo a Otro Segismundo más soñador; más real quizás que el duro y desbastado encarcelado de mi corazón.
Ayer por primera vez en mi vida me sentí actor porque pude sentir como Segismundo, y creo que notó bastante el resultado, sobre todo para la gente que ya me había visto actuar: me sentí encarcelado, solo, me sentí devastado y sobre todo enfadado con el mundo, enfadado con aquéllos que niegan la libertad a quienes están bajo su poder. Y no alcanzaba a comprender cómo es posible que haya gente capaz de quitar la vida, la forma más directa de la libertad. Ayer de verdad pude sentirme como el personaje al que interpretaba y aunque no tuve la vertiginosa velocidad mental para improvisar un verso atemporal y bello, perfecto y rítmico, si creo que esa identidad verdadera con el personaje y su autor sí que me sirvió para que las frases que conseguí decir a aquélla asesina arrepentida pero fuerte, tuvieran el significado que Calderón de la Barca esperaría de su hijo. Creo que mis frases, aunque prósicas, sí que fueron lo suficientemente poéticas y claras para entender el dilema que Segismundo libraba en mi interior.
Y yo, que por primera vez supe lo que es sentirse actor, ahora ya no puedo dejarlo. Ahora me mueve el aprender, el avanzar, el mejorar, el borrar las huellas que en mí puede haber de una instrucción nefasta, si me han enseñado a exagerar demasiado, poder borrarlo. Y ahora sólo quiero ser actor. Quiero aprender de los personajes, quiero que el actuar cambie mi vida como ya empezó a hacerlo hace unos años, y quiero, y eso creo que será así hasta el día en que me muera, seguir sintiéndome actor.

sábado, 16 de octubre de 2010

Una vida errónea

¿Cómo no me he dado cuenta antes?
Cuanto debe haber sufrido por mi culpa

Hoy mi hija me ha dicho algo que nunca había imaginado escuchar. Las palabras salieron de su boca tímidas, sin atreverse a mirar qué hay en el basto mundo exterior.

Se acercó a mí con la cara demacrada por la lucha interna y con los ojos surcados por ojeras, fruto de su sufrimiento. Me miró tiernamente y esbozó una sonrisa amarga digna de fotografiar para inmortalizar tal mirada, ya que jamás vieron mis ojos, ni los de ningún hombre tal amargura, tapada por la valentía y empujada por las ansias de libertad. Tenía el pelo despeinado y las lágrimas surcaban sus mejillas de forma que bien podrían haberse confundido con coches transparentes que surcan la pálida carretera de la superficie de la luna.

Clavó en mí su mirada triste y abrió la boca para decir algo, pero tantas frases chocaron contra su mente impidiéndole hablar que se desplomó y cayó víctima de aquél agujero oscuro sin fondo. El llanto.

Me acerqué a ella para agarrarla pero me lo impidió con un gesto, se levantó y sin mirarme me dijo.
"Papá, no soy quien ves. No soy quien crees que soy. No soy tu hija y nunca debí serlo, ya que yo, en realidad no soy una mujer. Soy un hombre atrapado en un cuerpo de fémina, una fiera enjaulada cuyos graznidos nada pueden hacer contra el frío acero. Nunca te pedí ropa de chico, y nunca quise pedirte que jugaras conmigo al fútbol porque no quería manchar la imágen que de mí tenías. Pero así soy yo, padre, y ya no puedo ocultártelo más".

Cuanto debe haber sufrido por mí, por mi inexperiencia, por mi impotencia, por mi poco conocimiento del mundo que me rodea. Ahora me siento culpable por haberle olbligado a ser alguien que no es.

lunes, 13 de septiembre de 2010

¡En vez de pegar tiros o pelear, nos ponemos todos a cantar!

Sé perfectamente que la imágen está mal elegida, pero esa es la idea :P
Bueno, como ya sabéis yo muchas veces he criticado la "humanidad" de las personas, y muchas otras concretamente de las personas que viven en algunos barrios marginales como el mío. Bien, pues esta entrada trata de todo lo contrario.

Os cuento, estaba yo tan tranquilo en mi casa con el encore abierto haciendo ejercicios de armonía con 21 instrumentos, cuando de repente mi concentración se vió destrozada por el sonido insistente de una sirena. No le hago caso y sigo haciendo frikerías musicales hasta que mi madre dice... "¿Es una ambulancia? Lleva ahí mucho rato", y se va a asomarse a ver. Sí, mi madre es así de cotilla.

Pues sabrá usted, mi querido lector, que yo soy más cotilla aún que ella y me fui con ella al patio de mi casa (que es particular, si llueve se moja como los demás) y me asomé para descubrir que no era una ambulancia si no un coche de policía parado y con la sirena puesta vete tú a saber para qué. Lo que me sorprendió fue una masa ingente de gente (valga la redundancia) bajando para ver qué pasaba, uniéndose a otra masa aún mayor de gente que estaba parada detrás del coche. Conclusión: algo había pasado, sí, soy tan listo que no me di cuenta hasta ese momento.

Intercambio una mirada de complicidad con mi madre y sin que hagan falta palabras nos decidimos a unirnos a esa gran masa de gente para ver qué pasa, como el que no quiere la cosa.

Al llegar allí no pude por más que reirme, sepa el lector que había una redada porque en esa zona se concentran, o creo, porque no he ido nunca a ninguna, varios puntos de tráfico de drogas. Bien, los salaos de mi barrio, para despistar al cuerpo y fuerzas de seguridad del estado no dijeron de ponerse agresivos ni nada por el estilo, sino que sacaron sillas, las pusieron en medio de la carretera, improvisaron un chambao, sacaron tres guitarras, unos timbales y dos cajones flamencos y SE PUSIERON A CANTAR.

Yo estaba flipando, porque, como sabéis no apoyo el tráfico de drogas pero simplemente digo que cada persona debería ser libre para hacer lo que quiera. Todos saben que se están matando si se drogan y si no lo saben se lo repetiremos una y mil veces, pero si siguen queriendo consumir y rechazan toda la ayuda nosotros no deberíamos impedirles nada. No somos quién; Pero lo que de verdad me sorprendía era la forma pacífica de revelarse contra la policía, cantaban letras anárquicas con el ritmo flamenco característico del barrio. Yo estaba anodado y contento. Por fin, había visto un verdadero flujo de humanidad en aquél barrio caído.

Me gustó, y me reí por dentro de los policías. No pudieron hacer nada.
Ni la sirena podía callarlos, ni nadie, porque apelaron a su libertad de expresión.

¿Y sabéis lo mejor?
Muchos de ellos fumaban delante de la policía porque el consumo propio está permitido, no había menores, y estaban en su casa.

Definitivamente, otra llamada a la anarquía y a la libertad, a la liberacion mental de la publicidad y sobre todo. Del pacifismo renombrado, porque ellos no lo defienden, pero hicieron uso de él y la policía no pudo hacer nada. Si se llegan a poner violentos hubieran acabado en comisaría, pero con las canciones, quedaron bien, hicieron lo que querían, se manifestaron y mostraron su desacuerdo con las leyes que atan al ser humano, impidiendole ser como verdadera es.


domingo, 5 de septiembre de 2010

Siete letras como siete días tiene la semana

 
Quiero preguntarte, querido lector, ¿Qué es una semana en tu vida?
¿Qué puedes hacer relevante en una semana, que recuerdes toda tu vida?
¿Qué es aquéllo, que haciéndolo en siete días, te haga sonreir durante años?

No sé, pero hay muchos tipos de semanas. Semanas que parecen horas, semanas que parecen días, semanas que pasan como tal, como semanas, y que en nuestra imaginación y nuestra memoría no habrá un solo rincón para recordar esa semana que fue como las demás. También hay semanas que duran meses, e incluso años. Semanas para olvidar, semanas para recordar, semanas que duelen, semanas que te hacen sonreir.

Semanas que traen recuerdos florecidos, de cuando la oruga salió del capullo y sus alas la convertían en mariposa. Semanas de la niñez, semanas de la etapa adulta, semanas de la vejez. Semanas con mucho y otras con nada. Semanas malas y semanas buenas.

Pero semanas al fin y al cabo. Y el tiempo sigue pasando y seguiremos contandolo, porque contar el tiempo significa que su paso de titán te importa.

martes, 31 de agosto de 2010

En la lluvia de estrella me tocó un lucero

Es la primera vez que dedico unas letras a una persona. Soy, como bien podría decirse, un poeta sin musa. O lo era...

La lluvia de estrellas duró cuatro días y yo no esperaba en ningún momento que ninguno de estos astros llegara a mis brazos y que me tocara, como dice el maestro Salvatore, "con su poética luz cargada de misterios". Mucho menos esperaba que un semidios vestido de lucero me dijera al oído que me había esperado largo tiempo. Mi asombro era visible, creo de eso todo el mundo se dio cuenta. Pero no porque no lo esperara, que es cierto, pero sobre todo porque en el fondo lo deseaba. Había deseado ya que hubiera pasado esto.

Como describir aquéllas noches enteras, pluma en mano y tintero en la mesa escribiendo sobre el pergamino las frases de amor que te diría si esto hubiera pasado. Qué pena que aquéllas frases se quedaran en el tintero que es mi cabeza y se mancharan de la tinta que es el tiempo

Ahora, el devastador paso de los días y el qué dirán ha borrado esos rasgos de romanticimismo desesperado y la esperanza de que esto pasaría, y por eso, cuando pasó, yo estaba desprevenido.

Pero... ¿Y qué?
Tengo la pluma y el tintero
¿Qué tal si empezamos a escribir ahora la historia?

domingo, 22 de agosto de 2010

La eterna lucha por la libertad

 

Son muchas las metas que tiene colega y son muchas las razones por las que lucha. En España (que tenemos fama de país liberal) la homosexualidad está aceptada social, política y legalmente; Hay leyes contra la homofobia, está permitido el matrimonio entre personas del mismo sexo así como la adopción de menores por parte de este colectivo.

Con tal grado de aceptación social de los homosexuales ¿Qué más queda por hacer? dirás tú. Pues mucho, porque aunque tengamos fama de país liberal, en el que hay leyes contra la homofobia y la xenofobía que  protegen a las personas diferentes, este tipo de personas aún seguimos sufriendo en nuestras carnes el alejamiento del mundo y los insultos y discriminaciones por parte de las personas intolerantes. Colega lucha por proteger a las personas homosexuales de dichos abusos. 

Muchas personas empiezan a aceptar su propio yo y dejan los tapujos atrás para ser feliz cuando descubren que hay personas que viven su homosexualidad y no son discriminadas, al contrario, son aceptadas y pueden vivir su vida sin mentir y sin actuar en esta gran obra de teatro que es la vida, la gran mentira. Colega intenta también facilitar el acercamiento a dicho colectivo. Ofrece ayuda telefónica y personal.

Colega también hace campañas de sensibilización sobre el sexo seguro. En colega la prueba de detección del VIH o el SIDA es gratuita, indolora y de respuesta inmediata. También se hacen mesas informativas con información sobre el VIH-SIDA, la homosexualidad, la prueba del VIH-SIDA, donde se reparten perservativos y lubricantes, además de información personal por parte de los voluntarios. En periodo escolar se hace charlas de sexualidad por los centros educativos de la provincia. 

Como estas, son muchas las labores sociales que Colega Almería hace en la provincia. Además de organizar eventos en los que las personas del colectivo pueden conocerse y conocer los lugares de ambiente. Este año 2010 se organizó el primer desfile del Orguyo Gay con motivo del día de la Libertad Sexual, y todos los años tiene una caseta en la Feria de la Virgen del Mar, este año acompañada de Dracena Pub.

Si quieren más información acerca de la asociación, participar como voluntario o cualquier otra consulta pueden llamar al 950276540, o ir personalmente a la oficina que está en la C/ Rueda López 17, 2-1.

Sin más, yo os invito a pasaros por la caseta Dracena-Colega que estará estos días en el recinto ferial.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Lo tienes delante, míralo


¿Quieres saber cuál es la verdadera luz en la oscuridad?
Pues no busques en religiones, ni en filósofos, ni en libros, ni en drogas...

BUSCA EN TUS AMIGOS
- allí está la respuesta y la cura -

sábado, 14 de agosto de 2010

La historia de Ego

Hoy os quiero contar una historia:

Érase una vez un niño, que se llamaba Ego. Era un niño normal, más bien feucho: tenía gafas, era bajito, era más blanco que la leche y tenía los ojos pequeños, la nariz enorme y el pelo se le bufaba hasta tal punto que parecía un león. Tenía los pies y las manos grandes y el resto del cuerpo pequeño. 
Ego recibía toda clase de elaborados insultos, dichos y redichos con gran maestría por personas que estaban estudiando la carrera universitaria de "Aplastar al débil". Había alguno de éstos estudiantes que por un breve espacio de tiempo no mayor de quince minutos que hacían que Ego se sintiese aceptado e incluso querido porque era necesario para algún tipo de broma pesada o insulto sobresaliente.

Como es normal, al andar pisaba su propia autoestima, y se decía: "Si nadie me quiere es por algo, ¿Por qué me voy a querer yo".

Un día, Ego conoció a Confianza, una chica que sufría los mismos abusos que él pero que sin embargo tenía un apoyo que le servía para seguir adelante y avanzar. Esos apoyos se llamaban: Libertad, Aceptación,  y Cariño, sus amigos.
Ego los conoció y con ellos descubrió un nuevo mundo. Confianza le enseñó que él valía, que los miedos eran malos y que la confianza le ayudaría a ser más seguro y por tanto más humano. Libertad le enseñó la el caramelo de los dioses, la libertad para comportarse como es y que, junto a la confianza le dió una verdadera personalidad. Aceptación le enseñó que todo el mundo tiene características, algunas buenas y otras no tan buenas pero que todas ellas forman a una persona tal y como es, Cariño le enseñó a querer a los demás porque si aprendía a querer y demostraba esa seguridad, la contagiaría a todos, de la misma forma que ellos le contagiaron a él esa confianza, esa libertad y esa aceptación.

Pero la historia no acaba ahí, porque Ego pudo enseñarles algo a ellos también. Descubrió algo que sin ellos no había podido vislumbrar, aprendió a quererse como es y a descubrir sus cualidades. Porque todo el mundo las tiene pero no las descubre hasta que reflexiona sobre ellas. 

Así el grupo de Confianza, Libertad, Aceptación, Cariño y Ego, formaron la cadena de la persona completa. Ellos formaron lo que quizás seas tú, o lo que puedes ser si has entendido este mensaje. Porque va dirigido a ti, querido lector.

viernes, 13 de agosto de 2010

Esperando a Caronte, el barquero

Últimamente me ha dado por pensar mucho en la muerte, y cuando pienso en ello siento vértigo.
Me pregunto ¿Qué pasará cuando yo muera? al margen de lo que pase con mi alma el mundo seguirá girando y el tiempo pasando, mi recuerdo será cada vez más débil hasta que ya no quede ni mi nombre en la boca de mis seres queridos porque uno a uno ellos también irán muriendo.

La gente seguirá con su vida de la misma foma que la tierra seguirá girando alrededor del sol, hasta que ya no quede nada mío en la tierra. Y entonces me pregunto.

¿Qué sentido tiene mi vida AQUÍ?

Pues la verdad no lo sé y sólo puedo resignarme a que Χάρων Khárôn pase mi alma a la otra orilla y que mi cabeza olvide, o la obligaré a olvidar todo lo que deja aquí.

viernes, 6 de agosto de 2010

Abyssus abyssus invocat I


En mi último suspiro, en la última bocanada de aire que tomo antes de abandonar este mundo y la vida, la desesperación acude a mis ojos en forma de filtro en blanco y negro, mi mundo se convierte en una película muda, dejo de oír lo que me rodea y todo se vuelve confuso y extraño. En mi cabeza sólo escucho una música nerviosa que me hace sentir mal, unos ruidos que convierten mi vida en un infierno confuso ¿Qué me pasa?

Estoy solo en un puente gris y empedrado, rodeado de una valla de aspecto lóbrego y gótico, las altas barras del vallado se alzan al cielo terminando en una punta desafiante que rasga las nubes y tapa la gran luna llena que hay en el cielo, coronada de figuras extrañas que van de aquí para allá cruzando el basto cuadro negro montadas en escobas.

El sonido de un violín entre tanto ruido me extraña e intento agudizar el oído para seguirlo. Doy un paso y de repente el ruido se convierte en una orquesta de cuerda frotada dando notas picadas, como en las películas antiguas de terror. De fondo suena el violín que escuché antes, hace una triste melódia armónica con los picados nerviosos de la orquesta invisible.

Corro, esto es muy extraño. No sé dónde estoy, dónde voy ni cuánto tiempo llevo corriendo, sólo sé que la orquesta se acaba de callar, aliviado me siento en el suelo y miro a mi alrededor.

Estoy en un bosque de árboles oscuros y extraños que elevan sus retorcidas ramas al cielo creando sombras fantasmagóricas. Entre los árboles me siguen muchos pares de ojos, como linternas encendidas que me enfocan a la cara, la sensación es tan viva y tan violenta que decido salir corriendo. Miles de pares de alas me siguen, las oigo luchar contra el viento detrás mía.

Una coral canta en latín, los veo andar hacia mí non passibus aequi, son un grupo de personas encapuchadas vestidas de negro que portan atriles que acaban en antorcha, están desordenados y sin formar, pero el sonido no se deforma, sigue sonando tan dulce como si estuviera cada uno en su lugar.

Estoy rodeado, por un lado me siguen unas criaturas voladoras a las que no me atrevo ni a mirar por miedo a descubrir algo más monstruoso de lo que espero, y por otro lado un grupo de personas encapuchadas vestidas de negro cantando "Ave Veronica, improbitas plena, ave venefica". No puedo más, he de hacerlo.

Cierro los ojos y el dolor me abrasa, mi espalda se convulsiona por los golpes de mis propias alas contra mi cuerpo, rajan mi piel ante gritos de desesperación y aparecen a mis espaldas dos alas grandes y negras, magníficas y esbeltas. La cabeza parece que me va a estallar, pero he de hacerlo, he comprendido que no se puede vencer al destino y que siempre acaba volviéndose contra ti, aunque intentes negarlo y negarte tú mismo. Aparecen dos cuernos en mi cabeza, mis cabellos arden convirtiéndose en una manta de fuego que me cubre la cabeza, las piernas se me cubren de pelo y cambian de forma, pareciéndose más a las patas de una monstruosa cabra gigantesca que a las piernas de un ser humano, los ojos se me vuelven amarillos y de repente el dolor cesa.

Miro a la coral y les digo lo que una vez aceptada mi naturaleza debo decir.

-Dad la bienvenida a vuestro amo, queridos religiosos.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Tus ojos


¿Cómo describir el frenesí en el que tus ojos me obligan a entrar? ¿Cómo describir tus ojos?
Tus ojos me fascinan tanto que no sabría ni decir su color... Tienen, como dice el maestro Salvatore, una poética luz cargada de misterios. Y uno de esos misterios es la pasión desenfrenada que sufre mi cuerpo cuando te miro.

Me flaquean las piernas y los brazos no pueden ayudarme a mantener el equilibrio, mi mente se congela y no puede pensar en otra cosa que no sea el frágil brillo de mi reflejo en tu pupila, el habla se me paraliza y balbuceo sonidos sin sentido pareciendo un niño de cinco años.

No sé como voy a decirte mi nombre si no puedo hablar.

sábado, 31 de julio de 2010

lunes, 26 de julio de 2010

Abre los ojos

Antes de nada tengo que pedir perdón por el abandono que mi pobre espacio de locuras está sufriendo por mi parte. Pero esas telarañas débiles que me sirven de camino para llegar hasta los corazones, están ahora vigiladas por altos centinelas orcos y no han dejado que mis palabras lleguen a vosotros.

Vamos, que no tengo internet xD

¿Os imagináis de qué os vengo a hablar hoy?
No, no creo... Hoy en realidad ni sé lo que voy a deciros y me dejo seguir por mi instinto humano para deciros que sólo tengo ganas de una cosa. Quiero alcanzar mi sueño.

¿Y cuál es mi sueño?
Un mundo más justo y real, donde todo sea de todos y nadie tenga ningún problema con ello. Donde no haya pobreza porque todos somos capaces de compartir. Donde la música sea parte del instinto humano y la literatura sea fruto de mejora y avance. Quiero vivir en un mundo dominado por las artes y por la inteligencia. Quiero vivir un mundo más humano.

¿Y cómo consigue uno su sueño?
En realidad este es el verdadero tema de la entrada. 

Esta tarde había quedado yo con Germán y con Guille en ir a la casa de éste último (que mejor me hubiera sido decir de éstos últimos xD) y cuando he llegado me he encontrado a un Germán muy excitado que me ha dicho "Mira que pedazo de canción Jose, y además tiene un testimonio". Me ha puesto una canción evangélica, preciosa por cierto. Pero lo que más me ha llamado la atención de la canción es una frase genial que decía "para alcanzar un sueño hay que estar despierto".

Quizás sea solo una frase bonita en el momento exacto. Pero me ha inspirado lo suficiente para escribiros esto. ¿Me habéis oído alguna vez decir que soy un guerrero sin espada? ¿Me habéis oído decir alguna vez que el ejemplo inspira a muchos maestros del ejemplo? ¿Me habéis oído contaros la teoría del mundo que lo cambia una persona que con sus obras y palabras inspira a otra que con sus obras y palabras inspirará a otra y así siempre... ¿Me habéis oído pediros alguna vez que os manifestéis y que se oiga vuestra voz? Seguro que sí...

Y es exactamente por eso, porque...
Para alcanzar un sueño hay que estar despierto.

PD:  Entiendo que no compartáis la reflexión comunista del mundo ideal. Pero en mi sueño mando yo :P, Supongo que todos vosotros tendréis vuestro propio mundo ideal, puede que diferente e incluso contrario, pero eso no debe impediros que alcancéis vuestro sueño.

martes, 13 de julio de 2010

Y Dios creó la tierra y a los seres humanos


Tenía pensado hacer una crítica sobre el sistema capitalista pero, los dos individuos que tengo al lado me han dado una mejor idea.

¿De qué religión eres, querido lector?
Es que si a mí me preguntas a qué religión pertenezco no sabría decirte exactamente cuál. La verdad me cuesta creer que hace dos mil años un hombre viniera a la tierra a redimir con su sangre a la humanidad pagando su vida en precio a un "dios bondadoso". Que no digo que no sea verdad, digo que a mí me cuesta mucho creerlo.

Puede que la biblia sea simplemente un libro fruto de los delirios de un muy buen escritor y de las personas que lo continuaron, y que su mal interpretación nos haya llevado a construir una religión en la que todos tenemos cabida. O puede que sea un manual que Dios, si existe, nos ha dejado al alcance de nuestras manos para que tengamos motivos para creer en él. En cualquier caso es un libro lleno de matices históricos y con una trama interesante, aunque tenga algunas contradicciones.

Entonces, ¿Qué creo?
Pues yo creo que si existe un Dios que nos ha dado la vida, lo mínimo que espera de nosotros es que la vivamos con ferviente ilusión y empeño. Que avancemos y aprendamos de la vida, porque puede que sea sólo un paso para formarse como "ente", por decirlo de alguna manera. Pienso que si existe un Dios bueno y bondadoso también será lo suficientemente modesto y realista (teniendo en cuenta nuestros defectos) para no esperar que le alabemos y le tengamos como el máximo ente, creador y sin el cual no existía la vida.
No es que no crea, es simplemente que no pienso en ello. Lo que tenga que venir vendrá, y será, como supongo que se espera, una clara sorpresa.

En fin, el caso es que algunas religiones son solo una empresa para enriquecer a unos cuantos que dicen vivir austeramente, y yo sinceramente no puedo creer que eso pase delante de nuestras narices y no hagamos nada.

En cualquier caso sí que tengo que decir que algunas de las personas más bondadosas que conozco; personas completamente entregadas a ayudar a los demás son miembros activos de la iglesia católica. Y como he dicho mil veces creo que como hombre, Jesús el Nazareno, ese personaje de realidad o ficción, es un hombre que en su aventura habrá podido enseñarnos muchas cosas.

Os invito a comentar sobre este tema, porque es un tema complicado y con una diversidad enorme de matices e ideologías. Pero lo que todos tenemos claro, es que, como personas humanas que somos, deberíamos trabajar juntos para construir una nueva humanidad.

lunes, 12 de julio de 2010

True Love

¿Qué es el amor?
¿Qué se siente al estar enamorado?
¿Cómo es la sensación de amar y ser correspondido?

Si te digo la verdad, no lo sé; Y me encantaría saberlo.

Porque cuando por la mañana me levanto pensando "¿Cómo sería estar con él?", me gustaría saber cómo sería el levantarme pensando "Me quiere". Desde luego sería una seguridad que me haría ver la vida de otro color, más azul seguramente...

Porque cuando le miro y pienso "¿Cómo reaccionaría si se lo digo?", me gustaría saber cómo sería el pensar "Me quiere". Me sentiría orgulloso de nosotros.

Por todo eso me gustaría saber cómo es el amor verdadero.

viernes, 9 de julio de 2010

Ser la voz de los sinvoz


Siempre he dicho que lo mío eran las causas perdidas y el tiempo me acaba dando la razón. El quejío de una mujer cuyo corazón está destrozado porque le falta el amor de su vida; la carta de un inocente niño que sólo le pide a los reyes que su padre deje de pegarle a su madre; o la copla de un marinero, que al no saber rezar, le canta a la Virgen del Carmen para que le ampare; son sólo algunos de los contenido de las letras de esos preciosos pasodobles (entre otras cosas) que cantamos dos veces en semana cuando nuestra más ferviente fan, la luna, ya está en el cielo dispuesta a escucharnos.

El ponerle la voz a los sin voz, las críticas sociales y el eco musical de lo que es nuestra sociedad. Todo se rinde a una frase, al nombre cantado y poético que nos define. Yunque y Copla.

Y si queréis saber qué es lo que tanto me inspira. Podéis venir a escucharnos el día 17 de Julio a la peña Yunque y Copla.


III Certamen de verano CARMELO DEL AGUILA
17 JULIO 2010
20:00 H.
CALLEJON DE LOS PASODOBLES

martes, 6 de julio de 2010

La reina de mi reino


ESTOY SERENO CUANDO TE MIRO

Estoy sereno porque al verme reflejado en tu mirada, veo el brillo de ternura y protección que emanan tus expresivos ojos.

Estoy sereno porque tus caricias se asemeja a la de los jóvenes enamorados, que dudan en tocarse por si la presión de la mano fuera suficiente para romper la lisa piel del compañero. Es muy frágil la porcelana.

Estoy sereno porque sé que aunque muchos hablen de mí siempre me defenderás a capa y espada. Pues tu guerra es mi causa y es mi dolor tu derrota.

Estoy sereno porque sé que aunque no te vea siempre estás ahí. A veces en la sombra, a veces en el umbral, y otras tan cerca que el no verte es un delito mayor, pero parece que tus plegarias funcionan.

Estoy sereno porque sé que lo que sientes es sincero y nadie podrá arrebartartelo.

Estoy sereno porque cuando me miras te preguntas "¿De verdad salió una persona tan especial de mis entrañas?" y te sientes orgullosa de mí.

Porque si a alguien he de agradecerle lo que hace por mí es a ti. A la reina de mi reino, a mi madre.

Porque tu preocupación por mí es digna de alabanza.
Porque dejaste tu vida por mí.
Porque tu juventud la has pasado cambiádome los pañales.
Porque por mi culpa has perdido gran parte de tu vida.
Porque has aguantado las más grandes desdichas por tenerme cerca.
Porque me has apoyado incluso en decisiones que te perjudicaban.
Porque siempre estás ahí.
Porque tú has forjado mi carácter y mi forma de ser.
Porque siempre buscas lo mejor para mí.


PORQUE ERES MI MADRE Y ME HAS DADO LA VIDA.
Y porque no hay palabras para agradecerte lo que haces por mí.

domingo, 4 de julio de 2010

¡Tiembla Alemania!


0 - 1

Ya sabéis que detesto el fútbol y en general el falso patriotismo que se levanta en torno a este. Pero ayer estuve viendo el partido y no puedo por más que estar orgulloso del equipo, pero a mi manera.

No es que ahora de repente me haya vuelto loco (que lo mismo sí), pero seguramente sean las energías positivas de la gente que me rodea lo que me ha hecho vivir el fútbol de una forma distinta como hasta ahora. Pero todo tiene su lado crítico y me parece bastante despreciable que un deporte una a tanta gente y el luchar por causas justas no lo haga.

Está claro que la gente odia la guerra, incluso la guerra no violenta.

miércoles, 30 de junio de 2010

¡Basura! ¡Escoria!

Hoy toca entrada de despotricar muajajaja. Y hoy le toca a... *redoble de tambores* ...¡El cuerpo de fuerzas y seguridad del estado! Osea, a los maderos...


Bueno, como siempre comienzo despotricando por un hecho que me ocurrió y que me hizo pensar. Venía yo de acompañar a Irene y a Bea a la casa de Irene que me las encontré cuando terminó el partido, y frente al kiosco Amalia me encuentro con tres policías echando de un banco a un vagabundo. Bueno, no es nada raro, el vagabundo los vio se acojonó y se fue y yo pensé "Bueno, pues supongo que no podrán estar en el banco..." (Cosa, que, aunque no lo he ivestigado me parece ridículo porque para algo están los bancos), y en fin me iba ya cuando me di cuenta de que había otro vagabundo acostado y dormitando en el banco. Pues bien, nuestros queridos amigos los policías, muy pacientemente le despiertan para METERSE CON ÉL. Básicamente le dijeron escoria, basura e insultos que no había oído en mi vida de lo burdos que son. No contentos con insultarle lo levantaron a la fuerza, le tiraron la botella de cerveza entera que tenía el hombre a lado del banco y lo amenarazon con las porras.


En fin, entre tres personas bien fornidas echaron a un vagabundo de un banco insultándole y a porrazos. No sé muy bien cuál es el mal que ese hombre puede provocar estando dormido en un banco sin molestar a nadie, pero sí que sé por qué ese hombre estaba allí. Cuando le tiraron la botella el pobre hombre se resignó y sólo pudo decir "Eso no se hace hombre, yo sólo intentaba dormir. Sólo pido un sitio para dormir". Bien, mi corazón se cayó al suelo y mi sangre hervía de impotencia de no poder hacer nada. Porque además había personas tapaditas con la bandera de españa (venían del partido) ríendose del pobre que ni siquiera tenía un lugar para dormir y que se iba acobardado de la guadia pretoriana que le aprisionaba a golpes.


En fin, claro ejemplo de cómo arreglan nuestros amigos los "defensores de la justicia" los problemas; usando la violencia. ¿Pero de qué nos sorprendemos? Les han enseñado que por el simple hecho de llevar la bandera de españa cosida al pecho ya tienen el derecho de molestar a quien quieran. Ellos son la ley y el orden ¿no?


Y UNA MIERDA


Solo son un par de personas a las que les han enseñado la prepotencia que da el llevar un símbolo fascista. Les han dicho que son superiores, les han enseñado a matar sin miramientos y a hacer cualquier burrada sin inmutarse... Son el espejismo de lo que el fascismo ha hecho en España... Luego portan orgullosos sus medallas y su banderita... ¿Con esto esperan los monárquicos y los patriotas que respete la bandera? Pues repito


Y UNA MIERDA


Estoy hasta los cojones de este puto país, que aún siendo gobernado por la izquierda "socialista"  es como si franco siguiera vivo. Por eso no respeto a la bandera españa, porque una bandera no tiene sino el significado que le des y yo no puedo evitar, tras ver estas cosas darle el significado de bandera de fascistas, prepotentes y pesonas que sufren con el mal ajeno. Por eso, yo en mi gran impotencia le pinto la ultima franja de morado ¿Para qué? No sé, la bandera es la misma, pero el significado que yo puedo darle es distinto.


Entonces ¿Soy un antiespañolista? ¿Soy un vendío como dice mi madre? Pues lo mismo sí, pero no me considero antiespañolista, ni vendío, ni chaquetero, ni esquirol... No, me siento liberalista y pacifista, radical y luchador... Soy guerrero sin espada. Como ya he dicho mil veces, lo mío son las causas perdidas... Y erradicar el fascismo, la misoginia, el racismo y la hipocresía de este país es difícil y una causa perdida, pero no una utopía.

Así que nada... Desde aquí mando un saludo a aquélla persona que ahora estará pensado "ya está el rojo de mierda este atacando". Pues nada ya sabes, a contarle a papá, lo que este rojo de mierda piensa de ti y de todos los fascistas y personas de extrema derecha, defensores del nombre de España y de las fuerzas armadas, defensores de todo lo que este puto país de fascistas ha construído. Le puedes decir que me dais asco...


Ala, a chuparla...
PD: Señores menores de edad perdonad mi lenguaje pero esque la sangre me hierve cuando recuerdo lo de ayer...

lunes, 28 de junio de 2010

El pan de molde

La vida a veces es como el pan de molde.
Cuando la rebanada superior se estropea, debemos quitarla, se verá la siguiente que sin la erosión y el desgaste relucirá nueva y perfecta.

Con los proyectos pasa lo mismo... A veces, por mucho empeño que pones en algo, resulta ser desastroso para todos. Pero de los errores aprende la gente, y la rebanada nueva sustituye a la antigua. Esta rebanada es más fuerte que la anterior porque desde atrás, ha comprobado lo que el aire puede hacer con ella, y ahora sabe como protegerse.

viernes, 25 de junio de 2010

Una sola manifestación puede salvar a muchos

-Capitán, se acerca el enemigo ¿Qué debemos hacer?
-Izad la bandera, si hemos de morir lo haremos sabiendo que muchos otros no lo harán por nuestro sacrificio.

(3 horas después)

-¡Capitán! ¡Ha pasado algo increíble!
-Sólo un milagro puede salvarnos en esta guerra, no cantes victoria.
-No puedo evitarlo, mi capitán. Mientras nosotros izábamos la bandera todos los guerreros han pintado otras más pequeñas y las han izado de tal manera que había miles de ellas ondeando en el aire. El enemigo no teme a una personas, pero si que teme a miles.

miércoles, 23 de junio de 2010

Queridos lectores...

¿No habéis nunca intentado llevaros bien con alguien sin conseguirlo? Pues yo sí, e incluso he intentado tragarme mi ideología y negarme a mí mismo en pequeña medida para conseguir no estar de bronca día a día con aquéllas personas intolerantes que quieren obligarme a convertirme en lo que no soy.


Pues bien, no quiero volver a intentar algo así y si lo intento os doy permiso a que me matéis hincándome una espada en el vientre y me hagáis el hara-kiri (o como se escriba eso que hacen los chinos para matarse ellos mismos). En fin, estoy harto de personas intolerantes que quieren imponer una manera de pensar porque ellos la creen la buena, pero que a mi pensar deberían intentar mirarlo todo con una vista diferente. Eso no quiere decir que vayan a cambiar de ideología, porque eso no va a ocurrir. Pero quizás les ayude a ser un poco más tolerantes.


En fin, repito como ya dije en el antiguo blog que los que me están convirtiendo cada vez más en radical son esas personas y en realidad he de agradecerselo porque me gusta defender lo que pienso. Pero a diferencia de ellos y de lo que piensan yo no soy como ellos y hay suficientes razones para creerme.


Yo no les obligo a hacer tal cosa porque la creo la correcta, sino que pedo intentar debatir con esas personas acerca del tema. No tengo esperanzas de hacerles cambiar y no es esa mi intención, pero sí que me gusta saber por qué tienen esa visión de la vida, yo quiero aprender de ellos. Pero ellos nunca van a tener la capacidad de entedimiento ni la tolerancia que tengo por mucho que me digan a mí que soy el intolerante porque no quiero actuar como ellos esperan de mi.


En fin, solo invitarles (a ellos), nuevamente a que se compren un perrito, lo saquen a pasear y luego si eso lo inviten a comportarse como un digno facha. Seguramente les servirá más que yo, porque eso de ser facha no es para mí... Ah bueno, y decirles que me dan asco que si yo y ellos sabemos que esto no va a funcionar que dejen de intentar hablarme. Hay que cortar por lo sano.


No creo que haga falta que diga de quien hablo, todos los sabéis y eso hace la entrada más emocionante. A quien no le guste que yo escriba estas cosas en mi blog que se joda porque cada uno se desahoga como quiere. Y si alguien cree que puede cambiarme que se abstenga, porque lo unico que va a conseguir es que le tenga asco.


Ya paso de volver a negarme a mí.

domingo, 20 de junio de 2010

No more


En una tarde fría de invierno. En una de esas tardes en que el viento te da en la cara y el polvo te deja ciego, en una de esas en las que lo mejor que puedes hacer es estar sentado en el sofá, tapadito y viendo la televisión, estaba el pequeño Antonio, de 9 años mirando a su madre que daba vueltas cerca de la ventana nerviosa.
—Mamá ¿Qué te pasa? —preguntó el pequeño.
—No es nada hijo… Es sólo que papá tarda mucho en llegar.
—Mamá, pero papá no va a venir hoy ¿Recuerdas?
—¿Por qué dices eso cariño?
Dos lagrimones surcaron la cara del inocente niño que otra vez se veía en la obligación de explicarle a su madre un hecho que tanto dolor le producía.
—Porque papá ya no vive con nosotros. Ahora está en el cielo, con Dios.
—Claro que no cariño ¿No recuerdas que hoy cenó con nosotros? —respondió la madre, señalando a la mesa, donde lucían tres platos vacíos, con los cubiertos aún sobre la mesa.
—Esos son los platos de hace tres días, mamá. Cuando papá salió al trabajo y ya no volvió.
—No hijo, lo que dices no tiene sentido. Yo sé que volverá.
—Pero mamá, él no volverá ¿No escuchaste al policía? —Dijo el niño con el rostro anegado en lágrimas—. Papá ya no volverá, porque él ya no está aquí ¡Se fue con Dios! ¡Ahora nos mira desde arriba y se ríe con nosotros! ¡Sólo quiere que seamos felices!
—No puede ser, no es cierto… Todo es una pesadilla.
Pero no, no era una pesadilla. Porque tres días antes el padre de Antonio salió de casa para ir al trabajo. Trabajaba de noche y por el camino un adolescente borracho chocó contra él. La moto del adolescente atravesó el cristal y aplastó la cabeza del pobre hombre, que había dejado en casa una mujer que nunca asimilaría su muerte, y a un hijo que día tras día tendría que explicarle a su madre que él no volvería, y que no lo haría porque un día hubo un adolescente que no quiso hacer caso de las campañas ni de las advertencias. Pero ese chico no sólo destrozó una familia. Porque él vivió y hoy sigue viviendo, pero desde una silla de ruedas.